Un día en Marina Bay Sands, Singapur

Una de las imágenes que a todo el mundo le vienen a la cabeza cuando piensa Singapur es una piscina infinita. Parece un escenario de película, pero no, es una realidad a 200 metros de altura y es la piscina del Marina Bay Sands en Singapur.

Piscina Marina Bay Sands
Piscina del Marina Bay Sands

Marina Bay Sands

Desde el primer momento que compré los vuelos a Singapur empecé a plantearme si realmente valía la pena pagar esa cantidad de dinero para simplemente «ver una piscina» (al principio solo me lo planteaba como eso, ir allí por ver la piscina del Marina Bay Sands). Hay personas que se escogen este tipo de hoteles como primera opción pero el resto de mortales lo vemos como una “experiencia” más dentro del conjunto del viaje. Después de meditarlo, me tiré a la piscina (en este caso figurada 😀 ) y reservé una noche, la última del viaje, después de 17 días recorriendo Tailandia pensé que era la mejor manera de acabar el viaje.

 Marina Bay Sands desde Gardens by the Bay
Marina Bay Sands desde Gardens by the Bay

¿Se puede pagar o acceder gratis a la piscina del Marina Bay Sands? No, solo se puede acceder si te alojas en el hotel. Hay un mirador (Sands Sky Park: aquí el link) en la misma planta que la piscina que puedes acceder sin alojarte en el hotel (si te alojas es gratis), pero no tiene las mismas vistas que desde la piscina. Tampoco os planteéis poder hacer una foto de la piscina del Marina Bay Sands desde ese mirador, porque no se ve.

Vistas desde el Skypark
Vistas desde el Skypark

Consejo muy importante: Si realizas la reserva en su web necesitas una tarjeta de crédito, no aceptan las de débito.

Reserva una noche en Marina Bay Sands desde Booking.

Check In

Volvíamos de una ruta por Tailandia, Singapur era el destino final antes de finalizar el viaje. Aterrizamos en Changi y esta vez decidimos coger un taxi que nos llevase directamente al hotel. Hay varias opciones para llegar pero estábamos agotados de todo el viaje y no quisimos complicarnos.

Llegamos a las 15:30 de la tarde (el check in es a las 15:00) y nos pusimos a hacer cola . Un hotel de tal magnitud (2560 habitaciones) nos hacía pensar que tardaríamos un buen rato hasta llegar a la habitación, no fue así, la organización es excelente y en pocos minutos (refrigerios gratuitos incluidos mientras esperábamos) ya nos estaban atendiendo.

Justo en este momento creo que se “cocinó” uno de los momentos clave… le comenté al recepcionista que era nuestra primera vez en el hotel y que era un regalo para mi pareja, todo cierto. Le pregunté si nos podía ubicar en la parte más alta dentro del rango de precios escogido . Para mi sorpresa el chico accedió sin ningún problema, nos ubicó en la planta 39 del hotel . Es planta más alta donde te pueden ubicar en nuestro tipo de habitación (Deluxe Room – Garden View). Pensad que el hotel tiene 55 plantas (la piscina del Marina Bay Sands está en la planta 57). Si tienes suerte, pagando la habitación «más simple» puedes alojarte a más de la mitad de altura del hotel.

Cuando realizas la reserva puedes escoger las vistas a Gardens by the Bay o vistas al Skyline de la ciudad, nosotros escogimos la primera. Destaco lo de la planta 39 porque, si podéis hacerlo, mejora la experiencia muchísimo. Tengo amigos que han ido (incluso de viaje de novios) y no han accedido a la petición, alojándoles así en las plantas inferiores…la habitación es la misma…pero las vistas no tienen nada que ver.

Después de eso nos explicaron el funcionamiento de los ascensores para llegar a la piscina infinita del Marina Bay Sands y al observatorio. Sin más dilación nos dirigimos hacía la habitación.

La habitación

¡Uau! Esa fue la expresión cuando entré. Puse la tarjeta de la puerta en el “activador” de luces y…¡ojo spoiler!…automáticamente se abrieron las cortinas para contemplar las vistas a Gardens by the Bay…¡vaya entrada, solo faltaba la música de fondo! La decoración y espacio de la habitación es esplendido, se corresponde perfectamente al precio que pagas por dormir allí.

Vistas desde habitación
Vistas desde habitación

Han pasado ya dos años pero he visto que los precios se mantienen, aquí tenéis el precio de una noche en Marina Bay Sands, 481 Singapur dollars que equivale a unos 315€. Es la habitación más simple (que ya es espectacular) y no es precisamente barato, pero creo que tiene una buena relación calidad-precio para darte un capricho.

Precio noche Marina Bay Sands en Singapur dollars.
Precio noche Marina Bay Sands en Singapur dollars.

Un apunte: ojo con toquetear el minibar de la nevera… tiene sensores de presión y cuando levantas algo lo cargan directamente a la cuenta de la habitación.

La piscina del Marina Bay Sands

Después de unos minutos en la habitación nos dirigimos a lo que realmente habíamos venido al hotel, ¡la piscina! Depende de la torre (el hotel son 3 torres) donde se sitúe tu habitación tienes que hacer algún cambio de ascensor para llegar a ella. Una vez arriba hay personal de seguridad para que solo puedan acceder los alojados en el hotel . Pasamos el control de seguridad y allí la teníamos…es enorme, no puedes hacerte una idea de lo grande que es hasta que no la ves en persona. La has visto cientos de veces en fotos y a veces piensas que puede haber algún truco, no lo hay, vivirlo en persona es aún mejor.

Vistas desde la piscina
Vistas desde la piscina

No es demasiado ancha y la profundidad en toda la piscina es de 1,20m. Al ser tan larga (200 metros) la gente se reparte muy bien a lo largo de ella y en ningún momento te sientes agobiado por la multitud. Lo más complicado es conseguir las butacas que están “dentro” de la piscina pero si eres paciente puedes hacerte con una de ellas.

En la parte opuesta de la piscina (desde la que puedes ver Gardens by the Bay) hay multitud de jacuzzis donde relajarte aún más. Estos si que son más pequeños pero hay tantos que no tendrás que esperar demasiado para aprovechar alguno de ellos.

Vistas desde el jacuzzi
Vistas desde el jacuzzi

Después de hacer muchísimas fotos durante el día, el atardecer y la noche decidimos aprovechar aquellas vistas y quedarnos a cenar en una de las tumbonas de la piscina del Marina Bay Sands. Hay servicio de catering directo a las tumbonas, también restaurantes, pero más caros (y no puedes entrar con ropa de baño). Como os podéis imaginar no fue una cena barata (sandwich y ensalada 50€) pero mereció la pena solo por las vistas.

Vistas de noche desde la piscina
Vistas de noche desde la piscina

Consejo: Ojo con sacar cualquier objeto (cámara, palo selfie, etc) por encima de las protecciones de vidrio, tienen sensores y si detecta que hay algo por encima de ellos salta una alarma. Si, lo comprobé yo mismo por querer buscar una buena foto… 😀

Después de varias horas en la piscina fuimos a ducharnos y a seguir explorando el hotel. A las 19:30 de la tarde en agosto ya es de noche, por tanto aún nos quedaban horas del día para seguir explorando.

Tarde – Noche

Después de una ducha nos fuimos a dar una vuelta por las plantas inferiores del hotel. Primero a un centro comercial que está en el mismo hotel, piensa cualquier marca, allí la encontrarás. Seguimos con la ruta y salimos unos minutos para ver el espectáculo de luces y agua de delante del hotel. Este espectáculo se llama Spectra, lo hacen más de una vez al día pero los horarios cambian dependiendo del día, aquí os dejo el link para consultarlos: link espectáculo Spectra. Aprovechando que no era demasiado tarde nos acercamos a Gardens by the Bay para poder verlo de noche.

 Gardens by the Bay de noche
Gardens by the Bay de noche

Por último fuimos a ver el casino del hotel. De este último me sorprendieron 2 cosas: puedes fumar dentro del casino, algo super curioso cuando en la mayoría de sitios (incluso en la calle) esta prácticamente prohibido. Tienes barra libre ilimitada de refrescos, zumos y café completamente gratis. Después de comprar una ficha de recuerdo del casino (la mas barata creo que era el equivalente a 5€) subimos a la habitación, el día había sido muy largo y necesitábamos descansar.

Marina Bay Sands de noche
Marina Bay Sands de noche

Mañana del segundo día

Nuestra idea era ver el amanecer desde la piscina del Marina Bay Sands, eso quería decir que justo cuando abriese, 6am, teníamos que estar arriba…no pudimos… estábamos muy cansados de todo el viaje y dejamos escapar esa oportunidad. Finalmente a las 8 de la mañana estábamos despiertos y subimos a aprovechar las vistas por última vez. A esa hora de la mañana había menos gente que por la tarde así que si queréis sacar fotos con luz diurna es un buen momento.

Check out

A las 10:45 de la mañana y con algo de miedo por si llegábamos tarde al check out (el check out es a las 11:00) fuimos hacia recepción para realizarlo. Al llegar vimos que teníamos 2 opciones, hacer checkout con un recepcionista o dejar las tarjetas en una especie de armario para hacer el check out automático. No quisimos esperar y optamos por la segunda opción. Justo cuando dejas las tarjeta de la habitación llega un correo con la factura de la estancia.

Por cierto, si necesitáis que os guarden las maletas no hay ningún problema, solo tenéis que comentarlo con alguien del personal y os las guardaran sin problema.

Valoración final

Después de haber vivido esta experiencia opino que es 100% recomendable. Es cierto que no es un capricho barato, la habitación más barata son unos 320€, pero vale la pena. Creo que lo mejor es pensar que es una experiencia más y no una simple noche de hotel. El único punto algo negativo son las horas de check-in y check-out, podrían alargar un poco más el horario (check in 15:00pm, check out 11:00am), pero entiendo que por la afluencia de gente y la buena gestión del hotel sea algo necesario.

Marina Bay Sands de día
Marina Bay Sands de día

Consejos

  • Intentad que os den la habitación en la planta más alta posible dentro de vuestro rango de precios, lo agradeceréis con las vistas.
  • Cenad viendo la puesta de sol en la piscina, las vistas son alucinantes.
  • Si no estáis muy cansados aprovechad e id a dar una vuelta por Gardens by the Bay por la noche.
  • Atended al espectáculo de agua y luces que hay cada noche delante de Marina Bay sands (Spectrum), no es algo que se vea por Europa.
  • ¡Importante! Si os alojáis en Marina Bay Sands y vais al mirador, puede que alguien os pida la tarjeta para poder acceder al área de piscina (a mi me pasó…). Cuidado con eso, la broma os puede salir cara, no busquéis problemas innecesarios.

Como siempre, cualquier duda que os venga a la cabeza no dudéis en escribir un comentario o escribirme por privado!

4 thoughts on “Un día en Marina Bay Sands, Singapur

    1. Buenos días Juan,

      El precio varía dependiendo de la planta y vistas donde te alojes. En la información de la reserva salen las plantas incluidas en el precio, puedes probar de decirles que te alojen en una concreta incluida en tu tarifa. Como comento en el post a mí me funcionó pero tengo conocidos que no les aceptaron la petición.

      Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *